Blog

Siempreviva: nos ha salido un cuento.

Portada Siempreviva

Hola gente. Hoy es un día precioso y quiero compartirlo con vosotros. Resulta que de la manera más tonta y más bonita nos ha salido un cuento: Siempreviva.

Todo empezó el 8 de abril, el cumple de Lúa, mi peque. Como Jessitartas by Jessica Déniz se está tomando un respiro, no teníamos galletas para llevar al cole. Así que Lúa y yo decidimos llevar a cada uno de sus compis una siempreviva de nuestra terraza.

Enseñar a los niños cómo cuidar las plantas

Las siemprevivas son plantitas muy resistentes, ideales para que los niños las cuiden. Nos lo pasamos muy bien Lúa y yo (y nos pusimos de barro hasta los ojos) preparando cada una en sus macetitas. Reconozco que también le pinchamos una flor de chuche a la maceta, por si a algún compañero no le hacía mucha ilusión la planta.

Portada Siempreviva

El día después de llevarlas a clase, la profesora nos dijo que les habían gustado mucho. Así que decidieron cuidar las plantitas en clase. Ese mismo día, me puse a escribir en la cola del INEM unas instrucciones de lo que necesitan las siemprevivas. Y, probablemente, la culpa fuera de la cola, que era muy larga, pero en vez de instrucciones me salió un cuento.

Una planta, ¿protagonista de cuentos infantiles?

Pero ahí no termina todo. La historia acababa de empezar. A Mina (la mamá de Tiago, que es grafista) le gustó la historia y me hizo el gran regalo de ilustrarla. Después Almudena (la profe) nos pidió que contáramos el cuento para el Día del Libro en la clase de Lúa y Tiago. Pero a esa clase, enseguida se unieron las otras cinco de infantil del cole que también querían escuchar el cuento. Mina (la mamá de Tiago) hizo unas animaciones preciosas a todo correr.

Y yo, por mi parte, le pregunté a los expertos Gema Tena Merino cómo les tenía que hablar a los peques… Y el día 23 de abril ahí estábamos, en el Concepción Arenal de Madrid, las dos mamás contando una historia de una planta en la pizarra digital a un montón de niños de 3 a 5 años. La verdad es que ninguna de las dos confiábamos mucho en que aquello fuera a terminar bien. ¿Les gustaría el cuento?

A los de tres añitos, les gustó mucho. Pero, claro, ellos tenían la siempreviva, Almudena se lo había contado ya y sabían de qué les estábamos hablando. Era normal. Después les tocó el turno a los de cuatro, que no tenían plantita, y… les gustó más todavía que a los de tres. Se lo pasaron genial, buscaban el sol como la protagonista, y se dejaban regar… Pero, cuando se lo contamos a los de cinco, tengo que decir que me costó una barbaridad salir de la clase porque los niños no me dejaban avanzar… parándome para darme abrazos.

La siempreviva contagia las ganas de vivir

Sólo puedo decir que fue un momento MÁGICO y que salí, después de aquella conexión en directo con los peques, mucho más satisfecha que después de cualquiera de los muchos directos que he hecho en mi vida profesional. Y, lo que es más importante, me sentí VIVA (comunicacionalmente hablando) después de muchos años. Seguro que la siempreviva me había transmitido sus increíbles ganas de vivir.

Bueno, pues hoy ese cuento ya existe, está aquí y es éste.

Pero el cuento es sólo el principio de esta historia. Porque Mina estaba trabajando ya un canal de youtube para niños Divertiditis y a partir del instante de la siempreviva ya tenemos un montón de ideas más, de personajes nuevos en la cabeza que queremos que nuestros peques conozcan. Así que dentro de poco, os contaremos más cosas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mina Glisic e Inma Portalo.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios arsys.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://divertiditis.com/aviso-legal/.