Blog

Cuentos para el cole

Cuentos para el cole. Libros que nos enseñan cómo es la escuela.

No nos engañemos, el cole es un auténtico «trauma» para los niños. Lo es desde el primer día en el que ponen el pie dentro. Y lo seguirá siendo durante muchos años, y hasta el último día. Es cierto que el trauma evolucionará, se agrandará a veces, disminuirá otras o casi desaparecerá en la mayoría de las ocasiones. Cuentos para el cole.

¿Qué podemos hacer nosotros? Acompañarles en ese trauma, hablar mucho con ellos e intentar ayudar. Y con ese espíritu escribo este post de los cuentos para el cole. La lectura agrandará los límites de su realidad. He seleccionado unos libros para afrontar el cole en situaciones determinadas.

Libros para el primer día de escuela

Tres cuentos sencillos para que los más pequeñitos se vayan haciendo a la día de qué es el colegio. Son libros descriptivos, informativos, que nos adelantan la idea de cómo es la escuela.

El pollo Pepe va al colegio. Es un cuento super sencillito. No busques una historia detrás, porque no la hay. Gusta mucho a los peques porque el pollo Pepe y sus recortables gustan mucho. Sin más. De tan sencillo que es, yo creo que es muy recomendable, incluso, para la guardería.

Mi libro animado: la escuela. Es diferente. La clave también son las animaciones, recortables, pop-ups o como queráis llamarlos. El cuento te va mostrando todas las partes del cole: la clase, el recreo… Se ven acciones y cosas que pasan dentro del cole. En el recreo, por ejemplo, vemos una pelea. Enseña a los niños cómo puede ser un día de cole.

El monstruo de colores va al cole sigue esa misma línea. Y lo digo un poco decepcionada. Es divertido para conocer cómo es el cole. Y es precioso… Pero si lo que queréis es trabajar las emociones derivadas de ir al cole, que es lo que yo quería… ESTE NO ES EL CUENTO.

«No quiero ir al cole»

Pero la situación se nos empezará a complicar cuando oigamos esta frase: «No quiero ir al cole». Y todos la hemos oído ya o la oiremos. Es inevitable. ¿Qué hacemos? No dramatizar e intentar echarle un poco de humor. Y aquí os pongo uno de mis grandes descubrimientos de la biblioteca que nos ha ayudado mucho los primeros días.

 

Cuando oímos la frase: "No quiero ir al cole" empieza el problema. ¿Qué hacemos? Cuentos para el cole. Cuentos para el cole en los que nos cuentan cómo es la escuela

No quiero ir a la escuela, no podía tener un título más gráfico. El conejito Simón no quiere ir a la escuela, tiene miedos por las noches y se niega en rotundo… Pero esa oposición constante se resuelve de una manera muy simpática.

Si el tema no se resuelve pronto, tendréis que hablar mucho con ellos. Los interrogatorios en la mayoría de las ocasiones no son muy efectivos. Más que preguntarles hay que escucharles hasta que te sueltan algo que te pueda ayudar a entender su negativa. En este punto, os recomiendo algo que a mi me ayudó mucho: nuestro cuentadado de las emociones. Es algo así como convertir el interrogatorio en un juego. Tiramos el dado y si sale la carita sonriente, le pedimos que nos cuente algo divertido que le pasó en el cole. Si en la siguiente tirada, sale el miedo: ¿qué le ha asustado?

Niños rechazados en el colegio

Es algo que nos asusta a todos. ¿Qué pasa cuando los niños no quieren ir al cole porque los demás no quieren jugar con ellos? Aquí no sólo necesitarás libros. Probablemente también tengas que pedir ayuda. Pero hay cuentos que ayudan a darle la vuelta a la situación.

Cuentos para el cole en los que se trata el tema de nos niños rechazados en el colegio.

En Orejas de Mariposa, Mara, que es la prota a la q hacen sentir diferente, tiene una visión de las cosas mucho más enriquecedora que la de sus amigos. Hay muchas maneras de ver las cosas. Es un ejercicio muy divertido para los niños.

Pero no solo los niños rechazados necesitan ayuda. Es muy impotante preparar y concienciar a los niños fuertes para que no formen parte del rechazo. En en Por cuatro esquinitas de nada (uno de nuestros preferidos) se ve la diferencia como una cuestión que nos afecta a TODOS. Hay que saber incorporar la diferencia a nuestras vidas porque eso enriquece. Lo complicado de este cuento es saber llevar esta preciosa metáfora a la realidad de los niños. Y esa labor es nuestra y es esencial.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mina Glisic e Inma Portalo.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios arsys.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://divertiditis.com/aviso-legal/.