Blog

Betibizi: nuestra siempreviva en euskera

Que nuestro cuento de Siempreviva nació de la manera más tonta, ya lo sabéis. Que el librito ha ido extendiéndose por vuestras casas, como las plantitas, y que habéis sido vosotros quiénes lo habéis llevado a otras, lo sabéis mejor todavía. Pero es que este cuento, como su protagonista, es muy persistente y su ciclo vital sigue pidiéndonos paso… Y hay que dárselo. En este caso, la historia nos ha pedido ser contada en euskera y, tras una serie de peripecias, ya podemos deciros que… aquí la tenéis: Betibizi Y no podemos estar más felices y orgullosas. En este post, quiero contaros la intrahistoria de esta aventura.

Traducirlo al euskera fue algo que Mina y yo, sus creadoras, siempre tuvimos claro que teníamos que hacer. Por la importancia que tiene y que seguirá teniendo el País Vasco y sus gentes en nuestras vidas y en la de nuestros peques. Un papá y unos abuelos de Vitoria tiran muchísimo. Y en mi caso, unos orígenes cien por cien extremeños vinculan una barbaridad al País Vasco. Y eso es lo que me apetece contar.

Veranos vascos

Mi principal vínculo con el País Vasco brotó de los tórridos veranos de mi pueblo, Higuera de la Serena, y se llamaba Mari Karmen con K. Una morenita con flequillo y media melena con la que compartí los mejores veranos de mi vida. Era una chica divertida y misteriosa a la que le gustaba contarme historias de miedo. (A mi no tanto escucharlas). Todavía puedo oír su voz diciéndo: «Esto es verrdad, porrque me lo contó mi bisabuelo que nunca mentía».  Y claro, pronunciaba así porque… hablaba en euskera. Y eso sí que era fascinante. Le pedí muchas veces que me enseñara, pero las clases no prosperaron. Sí que prosperó un viaje a Mondragón el primer viernes de octubre para las fiestas de Maritxu Kajoi con ella. Fue mi primera vez en el País Vasco y sólo pude confirmar mi enamoramiento.

Lo cierto es que nunca le he podido perdonar a Mari Karmen que no me enseñara euskera… hasta hoy. Porque ella ha sido quien nos ha hecho la traducción de Siempreviva. Nadie habría podido contarlo mejor que ella porque Mari Karmen con K hablaba, jugaba, soñaba y vivía en euskera desde los cuatro años que fue cuando sus padres la llevaron a la ikastola. Y, gracias al esfuerzo y a la sensatez de sus padres, que siempre fueron conscientes de que aprender euskera iba a enriquecer la vida de sus hijas, hoy en día, Mari Karmen con K enseña euskera en la ikastola a más niños y enriquece sus vidas.

Jugar, hablar y soñar en euskera

Pero la historia de los veranos de mi pueblo se siguió y se sigue repitiendo de manera cíclica. Yo encontré una amiga, pero otros miembros de mi gran familia, como Arantxa (que parece que estaba predestinada desde el mismo día en el que le pusieron el nombre) o Noelia, encontraron sus amores vascos que les llevaron a montar sus hogares allí y en los que han brotado retoños. Lo más bonito de esta historia es que ellas, extremeñas de Madrid como yo, se han esforzado en enseñar el euskera que han ido aprendiendo a sus bebés Alaia, Mateo y June desde que nacieron. Porque también ellas saben que jugar, sentir y hablar en euskera va a enriquecer sus vidas.

Me encanta escucharlas cuando les hablan. Y ahora me gusta pensar que gracias a Mina y a Mari Karmen nuestra pequeña historia puede contribuir a ello. Vaya mi pequeño homenaje a los padres de Mari Karmen y a todos los padres que, sin tener el euskera como lengua materna, han sabido valorarlo en lo que se merece y se han esforzado en enseñárselo a sus hijos.

Con este post, lo único que quiero decir es que no entiendo ni a la gente ni a las instituciones que de partida viven la coexistencia de los otros idiomas de nuestro país como un problema. El euskera, catalán, valenciano o gallego sólo nos enriquecen. Y en este punto del post, ya podréis entender la razón por la que hemos querido traducir nuestro cuento. Porque nos sentimos afortunadas de vivir en un país en el que se habla, se escribe, se juega y se sueña en euskera… Por esto, hemos decidido plantar nuestra Siempreviva también en euskera. Y hemos decidido hacerlo para celebrar el Día Internacional del Euskera. Zorionak.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Mina Glisic e Inma Portalo.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios arsys.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://divertiditis.com/aviso-legal/.