Blog

Inglés para niños, ¿por qué no aprendemos juntos?

Publicada en

No sé los vuestros, pero mis propósitos para el Año Nuevo desde que tengo uso de razón han sido siempre los mismos: hacer más deporte y mejorar mi inglés. (Bueno, con la cuarentena se ha añadido otro más a la lista: adelgazar.) El tiempo y, sobre todo, la llegada de la peque a casa no ha hecho que desista sino todo lo contrario. Quiero seguir aprendiendo con ella. Así que, para este año 2019, me he puesto manos a la obra y me he marcado un reto. #LUNEngliSh: una especie de inglés para niños en el que seguimos aprendiendo también los mayores. Os cuento.

Creo que mi experiencia con el inglés es muy común y muy parecida a la de muchos de vosotros. Yo soy de las que ha tenido que pegarse con él desde que empezó mi vida laboral. La lectura y la escritura la he ido dominando con el tiempo y he adquirido un nivel bastante digno. Pero el nivel de conversación ha sido un poco más accidentado… Y eso que he salido airosa de situaciones realmente delicadas como tener que hacer entrevistas en inglés para prensa y TV. He sobrevivido con dignidad… Pero tengo que reconocer que ése siempre ha sido el momento en el que los complejos y el sentido del ridículo me han hecho y me hacen pasarlo realmente mal.

¿Hay que hablar en inglés a los niños aunque no seas bilingüe?

Este es el motivo esencial por el que no me seduce la idea de hablarle en inglés a la peque. Y no lo hago. No quiero que reproduzca un horrible acento spanglish y unos errores gramaticales (que probablemente cometamosnsin ser conscientes).  Aunque no todo el mundo piensa igual. Seguro que habéis sido testigos de escenas de papás y mamás hablando a los niños con un inglés muy, muy regular. ¿Lo hacen mal? ¿Quién tiene razón? O lo que realmente nos interesa. ¿Qué es mejor para los peques? ¿Qué pensáis?

Mi amiga Angela, que es británica, me anima a superar complejos y a que, al menos, le lea cuentos en inglés. (Y no sólo eso, en otra ocasión os iré contando los trucos que me da para que el inglés entre dentro de nuestra cotidaneidad porque son muuuuy interesantes.)  Bueno pues os anuncio que me ha costado un poco lanzarme, pero para este 2019, he mezclado mis ganas de seguir aprendiendo con su ansia infitita por descubrir y su amor por los cuentos y al final me he propuesto un reto que os voy a contar a ver qué os parece.

Un inglés para niños en el que también aprenden los mayores

Hay cuentos que mi peque se sabe de memoria por lo mucho que se los he leído (en español). He hecho el listado de sus preferidos. Al principio pensé comprárselos en inglés, y me puse a ello. Pero enseguida vi que no era necesario. Los textos en inglés de los cuentos más conocidos, los tienes disponibles en internet. Y en muchas ocasiones, hasta los PDF!!!! (No sé qué pensarán de esto los autores. A mi me espanta). Y no sólo eso, normalmente, hay vídeos en inglés e incluso cuentacuentos que los leen con un acento perfecto.

Por cuatro esquinitas de nada, Little square

Uniendo todo esto, esto es lo que he hecho. El primer cuento que he seleccionado es «Por cuatro esquinitas de nada». Por varias razones. Porque es maravilloso, ya os he hablado una vez sobre él. Porque la peque se lo sabe de memoria. Su redacción es muy sencillita. Y he encontrado un video con un audio «in perfect english».

Me he fabricado una versión bilingüe casera, apuntándome el texto de la traducción en cada una de las páginas. Ha sido bastante laborioso. Siempre puedes hacerlo más sencillo: ponerte un post-it con la traducción o, incluso, escribirlo directamente en el libro. Yo le tengo mucho respeto a los libros y no me gusta pintarlos. Y, por otra parte, también quería que el texto no sólo me sirviera a mi, sino que también puiera echarle un ojo la peque que ya está empezando a leer. Así que al final lo he escribo en inglés y con mayúsculas por si ella muestra interés en leer las palabras junto a mamá. Si tenéis interés os colgaré un video de las manualidades.

Y, por supuesto, me he escuchado el vídeo con la pronunciación bastantes veces para pronunciar de la manera más correcta que puedo.

¿Cuál va a ser mi reto? Leerle el cuento en inglés (puesto que se lo sabe de memoria) tantas veces como ella me deje a lo largo de un mes junto a los otros cuentos que me pide cada día. Al mes, cambiaremos de cuento. De esa manera, yo practico inglés y ella se familiariza con esa lengua también en casa.

Aquí te pongo todos los recursos por si quieres apuntarte al reto:

Pulsa aquí, si quieres comprar el libro.

Pulsa aquí para ver el vídeo, apuntarte la traducción y escuchar el audio en inglés.

Adivina cuánto te quiero, Guess How much I love you

El segundo libro con el que estamos trabajando es Adivina cuánto te quiero. Seguro que has oído miles de veces la expresión: I love you… to the moon and back, y no sabes de dónde viene. Pues viene de este precioso cuento de Sam McBratney y Anita Jeram.
De este vídeo puedes sacar tanto el texto en inglés, como la locución en inglés del cuento. Merece la pena.

Practica e intenta leérselo a tu peque durante un mes, todas las veces que te pida un cuento. ¿Nos funcionará? Pues no lo sé, pero algo de inglés practicaremos. Espero que el esfuerzo valga la pena. Y, si quieres que los peques se familiaricen con las formas geométricas y sus nombres en inglés, no dejes de ver nuestros videos de Divertiditis Shapes for kids – part 1Shapes for kids – part 2

Todo suma.

Good luck!

Blog

Betibizi: nuestra siempreviva en euskera

Publicada en

Que nuestro cuento de Siempreviva nació de la manera más tonta, ya lo sabéis. Que el librito ha ido extendiéndose por vuestras casas, como las plantitas, y que habéis sido vosotros quiénes lo habéis llevado a otras, lo sabéis mejor todavía. Pero es que este cuento, como su protagonista, es muy persistente y su ciclo vital sigue pidiéndonos paso… Y hay que dárselo. En este caso, la historia nos ha pedido ser contada en euskera y, tras una serie de peripecias, ya podemos deciros que… aquí la tenéis: Betibizi Y no podemos estar más felices y orgullosas. En este post, quiero contaros la intrahistoria de esta aventura.

Traducirlo al euskera fue algo que Mina y yo, sus creadoras, siempre tuvimos claro que teníamos que hacer. Por la importancia que tiene y que seguirá teniendo el País Vasco y sus gentes en nuestras vidas y en la de nuestros peques. Un papá y unos abuelos de Vitoria tiran muchísimo. Y en mi caso, unos orígenes cien por cien extremeños vinculan una barbaridad al País Vasco. Y eso es lo que me apetece contar.

Veranos vascos

Mi principal vínculo con el País Vasco brotó de los tórridos veranos de mi pueblo, Higuera de la Serena, y se llamaba Mari Karmen con K. Una morenita con flequillo y media melena con la que compartí los mejores veranos de mi vida. Era una chica divertida y misteriosa a la que le gustaba contarme historias de miedo. (A mi no tanto escucharlas). Todavía puedo oír su voz diciéndo: «Esto es verrdad, porrque me lo contó mi bisabuelo que nunca mentía».  Y claro, pronunciaba así porque… hablaba en euskera. Y eso sí que era fascinante. Le pedí muchas veces que me enseñara, pero las clases no prosperaron. Sí que prosperó un viaje a Mondragón el primer viernes de octubre para las fiestas de Maritxu Kajoi con ella. Fue mi primera vez en el País Vasco y sólo pude confirmar mi enamoramiento.

Lo cierto es que nunca le he podido perdonar a Mari Karmen que no me enseñara euskera… hasta hoy. Porque ella ha sido quien nos ha hecho la traducción de Siempreviva. Nadie habría podido contarlo mejor que ella porque Mari Karmen con K hablaba, jugaba, soñaba y vivía en euskera desde los cuatro años que fue cuando sus padres la llevaron a la ikastola. Y, gracias al esfuerzo y a la sensatez de sus padres, que siempre fueron conscientes de que aprender euskera iba a enriquecer la vida de sus hijas, hoy en día, Mari Karmen con K enseña euskera en la ikastola a más niños y enriquece sus vidas.

Jugar, hablar y soñar en euskera

Pero la historia de los veranos de mi pueblo se siguió y se sigue repitiendo de manera cíclica. Yo encontré una amiga, pero otros miembros de mi gran familia, como Arantxa (que parece que estaba predestinada desde el mismo día en el que le pusieron el nombre) o Noelia, encontraron sus amores vascos que les llevaron a montar sus hogares allí y en los que han brotado retoños. Lo más bonito de esta historia es que ellas, extremeñas de Madrid como yo, se han esforzado en enseñar el euskera que han ido aprendiendo a sus bebés Alaia, Mateo y June desde que nacieron. Porque también ellas saben que jugar, sentir y hablar en euskera va a enriquecer sus vidas.

Me encanta escucharlas cuando les hablan. Y ahora me gusta pensar que gracias a Mina y a Mari Karmen nuestra pequeña historia puede contribuir a ello. Vaya mi pequeño homenaje a los padres de Mari Karmen y a todos los padres que, sin tener el euskera como lengua materna, han sabido valorarlo en lo que se merece y se han esforzado en enseñárselo a sus hijos.

Con este post, lo único que quiero decir es que no entiendo ni a la gente ni a las instituciones que de partida viven la coexistencia de los otros idiomas de nuestro país como un problema. El euskera, catalán, valenciano o gallego sólo nos enriquecen. Y en este punto del post, ya podréis entender la razón por la que hemos querido traducir nuestro cuento. Porque nos sentimos afortunadas de vivir en un país en el que se habla, se escribe, se juega y se sueña en euskera… Por esto, hemos decidido plantar nuestra Siempreviva también en euskera. Y hemos decidido hacerlo para celebrar el Día Internacional del Euskera. Zorionak.

 

Blog

«Fiesta halloween niños»: cómo transformarla en un estímulo para ellos.

Publicada en
Cómo transformar la fiesta halloween niños en un estímulo para conocer el teatro, la lectura...

Este año me he propuesto conseguir transformar el exitoso trinomio: «fiesta haloween niños» en un aliado para motivar a los peques en el teatro, la música, la lectura, etc. ¿Te animas?

Reconozco que nunca he entendido la fiebre de Halloween y que siempre he huído de todo lo que eso significaba. Hasta que… llegó una peque a casa a la que le fascinan los monstruos y las cosas de miedo. Adora Halloween y ahora está contando los días que quedan para el gran día. Y claro, eso te obliga a tener que preparar algo que responda a tanta expectativa. Hasta ahora lo hemos resuelto mandándola disfrazada al cole y quedando con los compis a la salida para que jueguen en el parque. No sé si Halloween se celebra así. Lo de ir de casa en casa pidiendo chuches no me convence en una ciudad como Madrid. Así que, nos vamos apañando. Este año estoy intentando aprovechar esta tremenda afición para que le sirva como estimulante en diversas áreas. Es decir, conseguir que el trinomio «fiesta haloween niños» se pueda transformar en un aliciente para introducirlos en el teatro, la música, la lectura, etc. Os voy contando lo que me está parenciendo más interesante.

Espectaculos para niños en Madrid

Los monstruos y las brujas son unos buenos aliados para para incentivar a los peques a que vayan al teatro o de conciertos y se diviertan. En Madrid, he encontrado estas obras de teatro con esta temática a un precio que rondan los 10 euros.

Cataplin, plin, plin… dos brujitas y un calcetín, es una obra que repite con éxito cada año en el Teatro Victoria de Madrid. Sólo se respresenta el 1 de noviembre, así que hay que estar atento.

Canciones de miedo y risas, es más un concierto que una obra de teatro. La Family Scalofrini, tres monstruosos músicos multiinstrumentistas demostrarán que el miedo y la risa están más cerca de lo que pensamos.

Y en Mis querido monstruos, lo que da miedo no son los monstruos, sino la tele. Es una historia en la que se anima al peque a que sustituya la tele por la lectura.

 

 

Blog

¿Extraescolares divertidas? Qué hacer cuando dejan de serlo

Publicada en
Cuentos para que se les contagie la pasión por el ballet. Extraescolares Divertidas.

Seguro que lleváis hablándoles de las cosas tan divertidas que iban a hacer en el cole desde el verano. Y seguro que ell@s han empezado con muchas energías. Pero… ¿ya se han cansado?, ¿en verano quería ser bailarina o teclista en una banda de rock, pero ahora ha cambiado de opinión?, ¿no quieren ir a las extraescolares?

Si estamos en esta situación lo primero que tenemos que replantearnos es cómo hemos elegido las clases… ¿cómo hemos hecho el casting de extraescolares divertidas?, ¿pensando en sus inquietudes e intereses o en nuestras frustraciones? ¡Cuidado! Yo metí a mi peque en inglés en primero de infantil y este año ya no va. No os cuento más. Lo dejamos para otra ocasión. Le cogió manía y la culpa fue mía. Este año he intentado meterla en cosas que le hagan hacer ejercicio, cantar, bailar… a ver si hay suerte.

Sea por lo que sea, el caso es que estamos en este punto. No quiere ir a las extraescolares. ¿Pereza o cansancio? Bueno es que tenemos que tener en cuenta que las extraescolares comienzan en octubre, con la jornada completa. Por si no tuvieran ya suficiente con más horas de clase, encima les metemos más horas de cole… ¿Y qué hacemos? ¿No les hacemos caso?, ¿ignorarles a ver si se les pasa es una buena táctica? ¿les intentamos convencer de lo divertidas que son o de lo importantes que son?

Pues a lo mejor lo que sí puede funcionar es contarles cuentos de personajes apasionados por las disciplinas que han o hemos elegido para ellos. Y es que la pasión se contagia. Este post va a ser un post en construcción. Os lo prometo. En este momento, sólo hay dos cuentos en el listado, que son los que yo he elegido por mis propios intereses. Pero a partir de estos dos, voy a ir introduciendo más cuentos de todas las disciplinas que se practican en las extraescolares. Espero que me ayudéis en esto y me vayáis diciendo los que vosotros descubráis.

 

Ballet

“Un tigre con tutú” es la historia de un felino enamorado del ballet que, cuando bailaba, asustaba a la gente sin querer. Mi peque adora la página central, tipo póster, del tigre haciendo una pirueta en lo más alto de la torre Eiffel. Es una historia sencilla de pasión por lo que a uno le gusta, de superación, y, sobre todo, de amistad. Y además, tengo que añadirle el mérito de que ha despertado en ella el interés por conocer París y palabras en francés.

 

Música

“Sofía, la vaca que amaba la música” es la historia de una vaquita que, harta de ser rechazada, al final termina montando su propia orquesta. El cuento es un poco largo. El desarrollo es divertido, y es una crítica muy buena de la frivolidad que rodea al mundo de la música. Pero, para mi gusto, el final no es redondo. Aún así es muy recomendable.

 

(Continuará)

 

 

Blog

Extraescolares gratuitas, hay alternativas

Publicada en
Las bibliotecas son un recurso clave para hacer una agenda de extraescolares gratuitas

En este post voy a demostraros que hacernos una agenda de extraescolares gratuitas alternativas es posible. En Madrid, por ejemplo, tenemos una red de bibliotecas municipales con una agenda de cuentacuentos y talleres tan extensa que podríamos tener clases de lectura, arte e inglés.

Las extraescolares han empezado con el mes de octubre y probablemente nos traigan algunos dolores de cabeza… Pero paremosnos a pensar, en el caso de infantil, ¿creéis que son necesarias? Quiero decir, ¿por qué son necesarias?, ¿es que los niños de 3 a 6 años necesitan más horas de cole que las que ya tienen? Porque, ¿para quiénes son necesarias las extraescolares?, ¿para ellos o para nosotros? Si la respuesta es la segunda y son nuestros problemas para conciliar los que nos obligan a mantenerles en el cole una hora más, no hay más que hablar. Hay que hacerlo y punto y seguro que los peques sacan lo más positivo de esta situación.

Pero, si somos de los privilegiados que podemos ir a recogerles al cole y tenemos el resto del día para ellos, podemos plantearnos otra manera de pasar las tardes. ¿Jugando en el parque? Nunca habrá mejor plan. Y cuando empiece el mal tiempo… ¿refugiarnos en casa? No estaba pensando en eso, estaba pensando en las bibliotecas.

Y aquí vuelvo a mi reto del inicio. Os aseguro que sólo con las bibliotecas municipales podemos montarnos una agenda alternativa de extraescolares gratuitas sobre lectura, arte e inglés. ¿No me creéis? Os haré la demostración.

Calendario de extraescolares gratuitas para el mes de octubre

Lo primero que tenéis que hacer es entrar en esta página web. En el banner de abajo, buscad la biblioteca de vuestro distrito y otras dos más a las que podáis llegar andando o que estén a un par de paradas de metro o autobús.

Yo lo he hecho seleccionando las dos de mi distrito (Tetuán) y otra que me pilla casi más cerca (Chamartín). Para lo que queda de mes tenemos las siguientes extraescolares gratuitas:

Todos los martes de 17:30 a 18:30  hay arteterapia en la biblioteca María Zambrano: un taller para que los niños y las niñas indaguen en sus emociones, por medio de textos literarios: poesías, cuentos, relatos, canciones etc… exprensado lo que vaya surgiendo en diversas técnicas artísticas: pintura,collage, marionetas etc…

Podríamos empezar mañana mismo. Pero para mañana ya tendríamos que decidir si ir a este plan o cambiarlo por el «Cuento más acordeón» de la Biblioteca Manuel Vazquez Montalbán porque nos coincide el horario: las 18:00.

Para el día siguiente, el miércoles 10 podemos ir al cuento en el Huerto Urbano Avda de Asturias.

Y para las dos últimas semanas del mes tenemos cuentos en inglés. El 16 de octubre podemos ver Treasure Island, un espectáculo cómico interactivo en inglés en donde los verdaderos protagonistas es la audiencia, basado en la famosa novela de Robert Stevenson. Y la semana siguiente, la última del mes, el miércoles 24 de octubre a las 18 podemos escuchar otro cuento en inglés. The Gardeners.

Hay bibliotecas y bibliotecas, pero todas son interesantes

Aquí hay que tener en cuenta que hay muchas bibliotecas que tienen un día a la semana fijo para sus sesiones de cuentacuentos infantiles. Elegid la que mejor os venga. Y también hay que tener en cuenta que hay algunas bibliotecas con mucha más programación que otras.

Pero incluso las que no tienen mucha programación, son interesantes. Por nuestra experiencia reciente os diré que ir a una bilbioteca con el peque es muy divertido. Nosotros fuimos a recoger nuestro ejemplar de Zeta a la Dámaso Alonso y nos vinimos con Zeta y otro cuento más de aventuras en Madrid. Y, además, la peque participó en este concurso de pintura.

EXPO-CONCURSO DE VUELTA DE VACACIONES

Aquí podéis ver todos dibujos de nuestros participantes en el Expo-concurso de la Bibilioteca. El número ganador en el sorteo ha sido el 20. ¡Enhorabuena!! Y también muchísimas gracias a tod@s por participar!!!

Publicada por Biblioteca Pública Municipal Dámaso Alonso en Lunes, 17 de septiembre de 2018

Al fin y al cabo son instituciones que pagamos con nuestros impuestos, ¿por qué no sacarles más provecho? Sé que much@s ya lo hacéis  y esto no es ninguna novedad. Pero permitidme que me dirija a l@s que, como yo, no pisaba una desde hacía años y las ha vuelto a redescubrir, como tantas otras cosas, con la peque.

 

Blog

Cuentos para el cole

Publicada en
Cuentos para el cole. Libros que nos enseñan cómo es la escuela.

No nos engañemos, el cole es un auténtico «trauma» para los niños. Lo es desde el primer día en el que ponen el pie dentro. Y lo seguirá siendo durante muchos años, y hasta el último día. Es cierto que el trauma evolucionará, se agrandará a veces, disminuirá otras o casi desaparecerá en la mayoría de las ocasiones. Cuentos para el cole.

¿Qué podemos hacer nosotros? Acompañarles en ese trauma, hablar mucho con ellos e intentar ayudar. Y con ese espíritu escribo este post de los cuentos para el cole. La lectura agrandará los límites de su realidad. He seleccionado unos libros para afrontar el cole en situaciones determinadas.

Libros para el primer día de escuela

Tres cuentos sencillos para que los más pequeñitos se vayan haciendo a la día de qué es el colegio. Son libros descriptivos, informativos, que nos adelantan la idea de cómo es la escuela.

El pollo Pepe va al colegio. Es un cuento super sencillito. No busques una historia detrás, porque no la hay. Gusta mucho a los peques porque el pollo Pepe y sus recortables gustan mucho. Sin más. De tan sencillo que es, yo creo que es muy recomendable, incluso, para la guardería.

Mi libro animado: la escuela. Es diferente. La clave también son las animaciones, recortables, pop-ups o como queráis llamarlos. El cuento te va mostrando todas las partes del cole: la clase, el recreo… Se ven acciones y cosas que pasan dentro del cole. En el recreo, por ejemplo, vemos una pelea. Enseña a los niños cómo puede ser un día de cole.

El monstruo de colores va al cole sigue esa misma línea. Y lo digo un poco decepcionada. Es divertido para conocer cómo es el cole. Y es precioso… Pero si lo que queréis es trabajar las emociones derivadas de ir al cole, que es lo que yo quería… ESTE NO ES EL CUENTO.

«No quiero ir al cole»

Pero la situación se nos empezará a complicar cuando oigamos esta frase: «No quiero ir al cole». Y todos la hemos oído ya o la oiremos. Es inevitable. ¿Qué hacemos? No dramatizar e intentar echarle un poco de humor. Y aquí os pongo uno de mis grandes descubrimientos de la biblioteca que nos ha ayudado mucho los primeros días.

 

Cuando oímos la frase: "No quiero ir al cole" empieza el problema. ¿Qué hacemos? Cuentos para el cole. Cuentos para el cole en los que nos cuentan cómo es la escuela

No quiero ir a la escuela, no podía tener un título más gráfico. El conejito Simón no quiere ir a la escuela, tiene miedos por las noches y se niega en rotundo… Pero esa oposición constante se resuelve de una manera muy simpática.

Si el tema no se resuelve pronto, tendréis que hablar mucho con ellos. Los interrogatorios en la mayoría de las ocasiones no son muy efectivos. Más que preguntarles hay que escucharles hasta que te sueltan algo que te pueda ayudar a entender su negativa. En este punto, os recomiendo algo que a mi me ayudó mucho: nuestro cuentadado de las emociones. Es algo así como convertir el interrogatorio en un juego. Tiramos el dado y si sale la carita sonriente, le pedimos que nos cuente algo divertido que le pasó en el cole. Si en la siguiente tirada, sale el miedo: ¿qué le ha asustado?

Niños rechazados en el colegio

Es algo que nos asusta a todos. ¿Qué pasa cuando los niños no quieren ir al cole porque los demás no quieren jugar con ellos? Aquí no sólo necesitarás libros. Probablemente también tengas que pedir ayuda. Pero hay cuentos que ayudan a darle la vuelta a la situación.

Cuentos para el cole en los que se trata el tema de nos niños rechazados en el colegio.

En Orejas de Mariposa, Mara, que es la prota a la q hacen sentir diferente, tiene una visión de las cosas mucho más enriquecedora que la de sus amigos. Hay muchas maneras de ver las cosas. Es un ejercicio muy divertido para los niños.

Pero no solo los niños rechazados necesitan ayuda. Es muy impotante preparar y concienciar a los niños fuertes para que no formen parte del rechazo. En en Por cuatro esquinitas de nada (uno de nuestros preferidos) se ve la diferencia como una cuestión que nos afecta a TODOS. Hay que saber incorporar la diferencia a nuestras vidas porque eso enriquece. Lo complicado de este cuento es saber llevar esta preciosa metáfora a la realidad de los niños. Y esa labor es nuestra y es esencial.

 

Blog

Vuelta al cole con mochilas nuevas… y algunos problemas dentro

Publicada en

¡Feliz mes de vuelta al cole! Mochilas nuevas en la espalda. Mucho sueño en los ojos. En la mano… la de mamá o la de papá o la de abuela o la de tío… (o mejor, una en una mano y la otra en la otra!). Un poquito de miedo en el estómago. Y mucha, mucha ilusión en el corazón.

No hay día específico de vuelta al cole, hay todo un mes: septiembre. ¡Vaya mes nos espera! Pero os habéis parado a pensar para quién es más difícil este día, ¿para los peques o para los papás? Aquí hay que empezar por el principio, por el primer día de cole de verdad.

Primer día de cole

Para ellos, con tres añitos (y a veces con dos) es uno de los días más importantes de su vida, pero para nosotros más. Y nos encontramos con el primero de los problemas: tendría que ser un día no laborable para todos los padres, pero no lo es. Yo, por ejemplo, no estuve en su primer día de cole. Y, por supuesto que lo pedí. Pero no pudo ser. Dejé toda su ropa preparadita en su cama para que papá y la abuela se encargaran de la primera semana de adaptación.

#yonoestuveensuprimerdiadecole. ¿A ver qué tal funciona cómo hashtag?, ¿sois muchas y muchos los que no pudísteis estar en su primer día?

Me sentí mal porque no pude estar. Pero también tengo que decir que me sentí peor cuando mucha gente me reprochó que estuviera trabajando ese día, a pesar de que no me lo hubieran dado. Sé que muchos papás y mamás, cuando no consiguen el día, se piden la baja o directamente no van. Y me parece muy bien que lo hagan. Es el mejor día para declararse en rebeldía. Yo no lo hice. Pero no fue por miedo o temor a represalias. Habrá muchos papás que no lo hagan por estas razones y me parece también perfectísimamente bien. Yo no lo hice porque pensé que quizás también sería bueno no darle demasiado dramatismo al día. Pensé que, a lo mejor, con esto, lo único que conseguía era ponérselo más difícil a ella. Y quería que fuera un día corriente y que se centrara en sus rutinas y su desayuno acelerado. En este punto me vais a permitir que os recomiende un cuento muy sencillito sobre la vuelta al cole y las rutinas que le ha encantado: El pollo Pepe va al colegio. Yo buscaba algo más elaborado e intenso y me dí cuenta de que mejor, nada de dramatismos.

¿Y la semana de adaptación?

Porque ahora viene el otro problema: la semana de adaptación. Si ya es difícil conseguir el día, ¿qué me decís de toda una semana? Como el primer día solo fue una hora de clase y ella estaba acostumbrada a ir a guardería mucho más tiempo, yo preferí tener libre un día en el que hiciera el horario completo. Pero aquí como en todos los temas de crianza tienes que tener una cosa clara: lo mejor para tu hijo es lo que tú decidas. Siempre habrá quien te haga sentir culpable sea cual sea la decisión que tomes.

Este año sí que he podido llevarla a su primer día de cole y estoy feliz. Pero este año ha podido ser porque no estoy trabajando. El año que viene espero estar feliz por poder acompañarla en su primer día de cole y además estar trabajando. ¿Es demasiado pedir?

Blog

Echar la siesta con niños, ¿misión imposible?

Publicada en

¿Cómo conseguís echar la siesta en verano?, ¿hay algún truco para dormir sin lágrimas? En definitiva, ¿cómo dormir al menos un ratito en vacaciones? Sinceramente, yo solo os puedo hacer un listado de mis intentos y fracasos.

En nuestro caso, en este primer año de cole, de echar la siesta, nada. Ni ella ni sus compañeros. No sé qué criterio han empleado en el colegio. Mucho me temo que no ha sido el del beneficio del niño. Es increíble ver la diferencia de opinión y de medios que hay en los colegios públicos de Madrid sobre este tema. Para encontrar cole, me he tenido que hacer un largo tour, tanto el año pasado como éste. Hay algunos centros que no tienen ni las típicas colchonetas y otros, sin embargo, dedican aulas enteras e incluso camillas de relajación a la siesta. 


Así que hemos llegado a este verano… sin siesta. Pero es que, claro, dejar de hacer las cosas tan divertidas que se hacen en verano (piscina, playa, jugar con primos…) para echar la siesta no le parece una buena idea. Aunque muchas veces esté agotada, después de comer. (Y yo más). 
Conseguimos rebajar la excitación pintando, leyendo, escuchando cuentos (incluso en la tablet)o viendo un poco de tele. Alguna vez la que ha conseguido echar una cabezadita he sido yo. Pero con nada de esto consigue dormir .

Dormir sin lágrimas

Lo que tengo claro es que me niego a utilizar los métodos conductistas que se pusieron tan de moda hace una década. Y menos para la siesta. ¿Os acordáis del «Duérmete Niño» del doctor Estivill? Los pobres niños dormían al final por el agotamiento del llanto. Os recomiendo este articulo de El País en el que se habla sobre ello de una manera muy concienzuda. En general, y en todos los aspectos de la crianza, me niego a todo cambio radical que suponga un trauma para los niños. ¿Que estamos creando una generación de niños mimados? Pues puede ser, pero es la conclusión que me dicta mi instinto de madre y mi sentido común cualquier persona, que muchas veces creo que es mucho más importante. Por esto me enriquece más conocer vuestras experiencias como madres y padres, vuestros trucos… que leer tratados concienzudos de psicología infantil.

Volviendo a mis intentos, os cuento que una tarde a la peque se le cerraban los ojos. Aprovechando que estamos en un pueblo súper tranquilo, se me ocurrió decirle que escuchara atentamente a los pajaritos con los ojos cerrados. Le pedí que se imaginara cuántos eran, cómo eran y qué estaban diciendo. Al principio decía que no los entendía. Entonces yo improvisé una traducción simultánea de mis pajaritos que le pareció muy divertida. Por fín conseguí que cerrara los ojos. Pero después de unos minutos, en los que pensé que ya lo había conseguido, empezó a interpretar a dos voces una increíble conversación súper animada entre un pajarito rosa y otro azul. Se contaban las cosas fascinantes que iban a hacer y terminaban la conversación porque uno de ellos se despedía para ir a tomar teta. Imaginaos mi cara mientras escuchaba todo esto.

Así que de siesta, nada. En lo que llevamos de verano solo he conseguido dormirla yo cuando literalmente le he encasquetado la niña a alguien.  Eso sí, las conversaciones de los pajaritos se han convertido en un clásico y las seguimos usando mucho… pero para divertirnos.

Blog

Hacer la comida divertida, ¿hay recetas mágicas?

Publicada en

Pues sí. Yo reconozco que mantener entretenida a la peque sin cole está siendo un auténtico reto, mucho más difícil de lo que pensaba. Pero también reconozco que el problema en las comidas está siendo mucho peor, si cabe. Se nos acaban las recetas.

Yo no sé como lo hacen “las comedoras” del cole, como las llama ella. No sé si tiene que ver con las recetas o con otros temas. Pero con ellas come mucho mejor. Con nosotros, se pone de morros nada más decirle que vamos a comer. Ya va diciendo que no quiere, antes de saber qué hay. Se enrabieta e incluso llora.

 

Me consta que este es un problema que compartimos muchos porque cuando sacamos el tema en redes sociales es uno de los más comentados. Hay opiniones para todos los gustos. Cada uno tiene sus recetas. Casi todas las opiniones coinciden en que no hay que obligar al niño a comer y ni siquiera intentar convencerles. Pero ese respeto absoluto se suele desvanecer cuando la desesperación de los padres aumenta. Os dejo en este post el enlace del libro que me recomendásteis en los comentario «Mi niño no me come» de Carlos González.

El niño no me come, ¿qué hago?

Nosotros, sin ánimo de sentar cátedra, sólo queremos compartir nuestras experiencias. Ante este panorama, estamos aprendiendo varios trucos para enfrentarnos a este momento, a base de práctica, que a lo mejor a vosotros también os vienen bien.

 El primero es no perder la calma durante la fase inicial de llantina. Y además hacerlo con una sonrisa. Duro. A veces no superamos esta fase.

 El segundo, hacer unas presentaciones de los platos lo más divertidas posibles. Eso atrae su atención y rebaja la rabia.

 Y el tercero, el más reciente y el más exitoso lo ha descubierto papi hace poco y nos está resultando muy bien estos días: mantenerla divertida durante la comida. Su papá improvisa sus cuentos de intriga y miedo mientras le da de comer. En los momentos de más tensión de la historia (justo cuando la bruja se va a comer a la abuela) papá le da las indicaciones de que solo alguien que coma cuatro cucharadas de arroz (qué casualidad, justo lo que está comiendo ella) podrá liberar a la abuela. Entonces ella se zampa el arroz . ¡Y la abuela escapa!

¿Cuánto nos durará este truco? No lo sabemos. Lo que tenemos claro es que si esto se acaba tendremos que inventarnos otra cosa. Pero lo que estamos descubriendo es que todos los problemas de rutinas con niños desaparecen cuando aparece la diversión. Mientras, ¿nos contáis vuestros trucos?